CÓMO ESTIRAR Y ABLANDAR LAS BOTAS Y ZAPATOS DE CUERO

 

El calzado nuevo puede tardar un tiempo en resultar tan cómodo como si llevara toda la vida en tu armario. En lugar de correr el riesgo de sufrir rozaduras o ampollas, prueba estos sencillos consejos para estirar y ablandar tus nuevas botas y zapatos de cuero de forma segura.

 

 

Una leyenda entre los sastres asegura que la reina de Inglaterra tiene a una persona encargada de ablandar sus zapatos nuevos si le aprietan. ¿Y por qué no? Como siempre está de pie en las visitas y actividades reales, simplemente no puede permitirse el lujo de sufrir ampollas.

Probablemente, el resto de nosotros no tenemos a alguien encargado de hacer que nuestras bonitas botas y zapatos nuevos se vuelvan tan cómodos como nuestro calzado usado preferido. Sin embargo, la comodidad diaria es muy importante. Sigue esta guía básica de Timberland para estirar y ablandar los zapatos y botas de cuero de forma rápida y segura, sin dañarlos.

 

1) Llévalos poco tiempo y a menudo

Al principio, usa el calzado nuevo con moderación. Seguro que estás deseando lucir tus últimas adquisiciones en todo momento. Pero si comienzas llevándolos en algunas salidas cortas, darás tiempo a tus pies para que se acostumbren a la nueva forma y sensación del cuero.

 

2) Anda por casa

Es el truco más fácil y suele funcionar de maravilla. Ponte los calcetines más gruesos que tengas y anda por casa durante un buen rato. Puede que te parezca incómodo y un poco extraño, pero piensa que esta molestia temporal es una inversión a largo plazo para el confort de tus pies.

 

3) Usa una cuchara

Coge una cuchara grande, da igual que sea de madera o metal, y úsala para levantar y aflojar suavemente cualquier parte de tus zapatos o botas que sientas que te aprieta. Los talones suelen producir rozaduras al principio, y una cuchara tiene la forma perfecta para estirarlos.

 

4) Recurre al secador

Mientras pruebas tu nuevo calzado de cuero en casa, ten a mano el secador de pelo. Sí, has leído bien. Aplica un chorro de aire caliente durante 20 segundos en cualquier parte del zapato que te apriete o sientas demasiado ajustada, para estirar la piel sin dañarla. La combinación de los calcetines gruesos y el calor del secador proporciona resultados rápidos. Déjate puestos los zapatos o botas hasta que la piel se enfríe, así te asegurarás de que se estiren y ajusten perfectamente al contorno de tus pies.

 

5) Utiliza bolas de papel

Es el truco preferido de las abuelas. Coge cualquier periódico o revista vieja y humedécelo muy levemente. Luego haz bolas con las hojas y colócalas dentro de los zapatos o botas. Espera hasta que estén completamente secas antes de sacarlas. Es importante que procures no mojar en exceso el papel, ya que la humedad podría dañar las suelas interiores.

 

6) Emplea hormas para zapatos

Las hormas van muy bien para los zapatos y botas de cuero, aunque menos para las sandalias. Colócalas dentro y déjalas puestas el mayor tiempo posible para lograr un estiramiento suave y progresivo. Lo ideal es dejarlas colocadas toda la noche.

 

7) Aplica un espray dilatador

El cuero se acaba estirando y ablandando con el tiempo, aunque puedes acelerar el proceso mediante un espray dilatador. La mayoría de los productos para calzado tienen una base de alcohol, lo que permite que sequen rápidamente y evita que salgan marcas en la piel a medida que el producto se seca. Rocía tus zapatos y botas con el espray y luego póntelos. También puedes usar hormas para zapatos si no tienes tiempo de andar por casa con tu calzado nuevo.

 

¿Has leído nuestra guía para mantener los zapatos y botas de cuero como nuevos durante más tiempo? Puedes consultarla en nuestro blog. También puedes echar un vistazo a las colecciones de zapatos y botas Timberland en nuestra página web.