Cómo ponerse en forma al aire libre: alternativas para ponerse en forma

 

Timberland footprint in the sand

 

Ponerse en forma y sentirse bien no tiene por qué suponer apuntarte a un gimnasio caro y llevar ropa de licra. De hecho, hay formas mucho más sencillas de mejorar tu forma física. Subir las escaleras en lugar de utilizar el ascensor, ir en bicicleta al trabajo o salir a recorrer la ciudad a pie: hacer ejercicio al aire libre puede ser más fácil de lo que pensabas.

 

Dado que muchos de nosotros pasamos horas y horas conectados a nuestros teléfonos móviles, o en mala posición frente al ordenador, salir al aire libre puede ser una buena forma para des-estresar y conseguir una dosis de vitamina D. Lo único que tienes que hacer, es no olvidarte de tu crema de protección solar.

 

Camina, no conduzcas

 

Cambia el coche por un paseo intenso siempre que tengas la oportunidad. Aunque la tentación de conducir puede ser muy grande, los beneficios de caminar son indiscutibles para la salud y la forma física. Según un estudio realizado a 334.000 personas por investigadores de la Universidad de Cambridge, solo 20 minutos al día reducen el riesgo de muerte prematura a casi un tercio. Si la falta de tiempo es un problema, ¿por qué no intentas levantarte un poco antes? Para salir a caminar, todo lo que necesitas es un par de zapatos cómodos: la colección Flyroam de zapatillas deportivas altas y bajas ha sido diseñada para ello.

 

 

Súbete a tu bicicleta

 

El ciclismo es otra alternativa efectiva para ponerse en forma al aire libre. Es un deporte de bajo impacto, lo que significa que no pondrás en riesgo tus articulaciones como en otras actividades aeróbicas de mayor impacto como correr. Algunos expertos sugieren que 150 minutos a la semana (que deberían ser fáciles de lograr) son suficientes para desarrollar unos niveles de acondicionamiento cardiovasculares adecuados. Un par de caminatas cortas a la semana y una excursión más larga durante el fin de semana bastarían para empezar a notar los beneficios. Un par de zapatillas resistentes, pantalones cortos de ciclismo y una camiseta, es todo lo que necesitas.

 

Haz senderismo

 

Coge tus botas de senderismo de Timberland y sal al campo. Este ejercicio de impacto no solo es bueno para mejorar la actividad cardiovascular, sino también para mejorar la fuerza, lo que significa que también es bueno para la salud de los huesos. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, concluyó que pasear por un espacio verde podría beneficiar a las personas con pensamientos negativos incluso más que caminar por un entorno urbano, como una ciudad o un pueblo. Viewranger es un buscador de rutas gratuito (y muy práctico) habilitado para GPS, que puede ayudarte a encontrar la caminata perfecta, ya sea un reto, una caminata de fin de semana o simplemente un paseo rápido a la hora del almuerzo. Además, funciona en todo el mundo, por lo que puedes utilizarlo en cualquier lugar.

 

Corre, salta y brinca

 

Fundado a finales de los años ochenta, el parkour o "freerunning" implica correr, saltar, escalar, gatear y rodar por debajo de los obstáculos. Pero no te desanimes, esta actividad moderna, tan divertida como desafiante, cuenta con sesiones para niños y familias, así como para adultos que buscan emociones fuertes.