Objetivos de Timberland para 2020

 

Timberland footprint in the sand


Imagínate un domingo soleado después de una larga semana de trabajo. Lo que te apetece es relajarte junto a un lago, hacer senderismo o, si tienes que quedarte en la ciudad, disfrutar del día en el parque más próximo. Imagínate levantarte lleno de energía, ponerte un calzado cómodo y echarte una mochila al hombro antes de partir hacia nuevos horizontes. Estos horizontes están esperando a que alguien los descubra, pero también es necesario protegerlos para que los puedan disfrutar las generaciones futuras. Este es el motivo por el que Timberland decidió colaborar con asociaciones, empresas y particulares que se dediquen a recuperar el equilibro entre el hombre y la naturaleza.

Timberland ha anunciado sus ambiciosos objetivos para la fabricación de productos en términos de sostenibilidad e impacto medioambiental que están en consonancia con sus propios valores y filosofía. La empresa se ha marcado el plazo de 2020 para estos proyectos que incluyen un uso del algodón y el cuero que sea 100 % respetuoso con el medio ambiente, la eliminación gradual del PVC y la plantación de hasta 10 millones de árboles nuevos.

Los objetivos abarcan tres ámbitos principales: producto, medio ambiente y comunidad. Producto incluye todas las medidas necesarias para aproximarse todo lo posible a un impacto medioambiental inexistente con las distintas gamas de productos. Medio ambiente representa su sólido compromiso con la reforestación y la regeneración de zonas verdes en las ciudades. Por último, Comunidad hace referencia a la participación de los empleados de Timberland en proyectos de voluntariado.

Se hace especial hincapié en lograr una fabricación que sea ecosostenible al 100 %. Timberland considera que todos los productos constituyen una muestra tangible de su compromiso con la conservación del medio ambiente. En los dos próximos años, todo el algodón se adquirirá a empresas estadounidenses certificadas o a participantes del programa de bajo impacto Better Cotton (81 % en 2017). Además del suministro estadounidense del algodón, Timberland también ha establecido una colaboración con Smallholder Farmers Alliance, organización que apoya las granjas pequeñas y medianas de Haití. Tras la primera cosecha de 2017, la empresa decidió importar de los 34 000 granjeros de la SFA un tercio del algodón necesario para la producción mundial. Con esta iniciativa apoya tanto a causas medioambientales como humanitarias.

 

El cuero es otro material muy importante en las prendas de Timberland. El objetivo para 2020 es abastecerse de cuero únicamente con proveedores a los que el Leather Working Group haya concedido una calificación de plata u oro, las más altas que existen. El Leather Working Group desarrolla protocolos medioambientales y supervisa su implementación en la industria del cuero mediante comprobaciones periódicas.

 

Respecto al sector del calzado, el objetivo establecido para 2020 es tener, como mínimo, un componente ROR en cada diseño. El acrónimo italiano ROR (riciclabile, organico e rinnovabile) quiere decir reciclable, orgánico y renovable. Todo el calzado que se vende en las tiendas Timberland tiene que ser como mínimo un 10 % ROR en 2020. Puede parecer un objetivo modesto, pero representa un gran paso para estimular la adopción general de estos materiales en la industria de la moda.

Una producción auténticamente ecológica también se consigue mediante los detalles de las prendas. Por este motivo, Timberland va a eliminar las sustancias químicas con propiedades hidrófugas que contienen PFC (fluorocarburos que son unos potentes gases de efecto invernadero). Incluso el PVC, uno de los materiales plásticos más utilizados, casi se ha abandonado por completo. A fin de combatir el exceso de residuos de plástico, Timberland también recicla las botellas de plástico: en la producción de calzado de 2017 se emplearon 40 millones de botellas de plástico (3 millones más que el año anterior). Hasta la fecha, Timberland ha reciclado más de 270 millones de botellas.

Con el objetivo de conceder a la naturaleza el valor que tiene en nuestra vida diaria, Timberland se ha comprometido a regenerar zonas verdes en espacios urbanos de Europa y Estados Unidos. Este proyecto, que comenzó en 2015, continúa aplicándose en ciudades que se seleccionan todos los años. En 2017, los empleados de Timberland se asociaron con el personal de Journeys, KicksUSA y Urban Outfitters para regenerar una zona de 2300 m2 en Filadelfia. La zona Rail Park volverá a abrir dentro de unas semanas.

 

A pesar de su marcada identidad americana, el compromiso de Timberland con el medio ambiente es profundamente global: en 2020 se habrán plantado 10 millones de árboles nuevos. Solo en 2017 se plantaron casi 414 000 árboles, lo cual hace un total de 9 654 820 desde 2001 —cifra que podría motivar a la empresa a aumentar sus objetivos en los próximos años. Estas cifras no incluyen las 800 000 plantas que crecen en Haití gracias a la colaboración con la SFA. El programa agroforestal conjunto combinaba la necesidad de recuperar zonas verdes con el cultivo del algodón y contrató a más de 3000 granjeros para ello.

 

Los empleados de Timberland son fundamentales para poner en práctica la filosofía de la empresa más allá del lugar de trabajo. Path of Service, un proyecto que ofrece a cada empleado 40 horas pagadas de voluntariado, celebró en 2017 su 25º aniversario. Ese año, los empleados destinaron casi 60 000 horas al voluntariado a las comunidades locales y Timberland tiene el objetivo de alcanzar un total de 1,5 millones de horas en 2020. Estos proyectos han permitido que la empresa colabore más estrechamente con Greenpeace. En 2010, Greenpeace llegó a nominar a Timberland con una mención especial por combinar su visión de la moda con la sostenibilidad ecológica. Tres años antes, en 2007, Timberland había puesto en marcha Earthkeepers, la bota que le decía al planeta «we got your back» (tienes nuestro apoyo). 11 años después, Timberland sigue por el buen camino para lograr sus objetivos de 2020.