Timberland ES Inicio
Carrito

Cómo llevar la chaqueta Bomber

2024-05-23

Cómo llevar la chaqueta Bomber


Cómo llevar la chaqueta Bomber

Las chaquetas Bomber llevan más de 60 años siendo un cruce casual entre un abrigo de invierno y una chaqueta ligera y se han convertido en un elemento básico de estilo en el armario de cualquiera que intente perfeccionar su estilismo. Ha sido una prenda clásica, transgresora de la cultura, que se ha adaptado perfectamente a la imagen cambiante de la moda durante todo ese tiempo. Un ejemplo: tanto los modernos de los '60s como los rockeros de los '80s tenían sus propias versiones de este ícono, aunque la chaqueta de cuero de los motoqueros estaba más cerca del original militar que las versiones de los diseñadores italianos que combinaban más con el scooter.

Antes de pasar a los conjuntos con chaquetas Bomber, tenemos que tratar el origen de ese extraño nombre. En realidad, los orígenes de la Bomber se remontan a los albores del vuelo con motor, a principios del siglo XX. Los primeros aviones no tenían cabinas cubiertas, por lo que estaban expuestos a las inclemencias del tiempo, al aire enrarecido y a la sensación térmica; por lo que una chaqueta aislante con puños ajustados era esencial.

De hecho, la "chaqueta Bomber" se denominó simplemente chaqueta de vuelo hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando los pilotos y las tripulaciones de los bombarderos norteamericanos recibieron esta prenda. Aunque en la década de 1940 los aviones habían dejado de estar expuestos a la intemperie, no estaban presurizados, por lo que podían pasar un frío increíble a gran altura, que es precisamente donde volaban. A pesar de su nombre, la chaqueta Bomber la llevaban tanto los pilotos de caza como las tripulaciones de los bombarderos, pero fueron los charlatanes del cañón de cola, los artilleros de torreta y los apuntadores de bombas los que se convirtieron en sinónimo de la chaqueta, especialmente los apostados en el Reino Unido. La referencia y el nombre, se han mantenido en el tiempo.

Cómo llevar la chaqueta Bomber

Lo más importante que hay que tener en cuenta a la hora de llevar una chaqueta Bomber es que debe quedar bastante ajustada. Algunas son estrechas y otras tienen más relleno, pero todas están diseñadas para abrazar el cuerpo con un calce cómodo. Una chaqueta Bomber demasiado grande para ti quedará mal porque, a pesar de su carácter informal, en realidad son bastante entalladas para las chaquetas. Si sobra espacio en el interior, se notará en el exterior con los hombros descuidados, la cintura sobresaliente y un aspecto descuidado en general. Si ese es el estilo que buscas, es mejor que te pongas una chaqueta Vaquera o una Blouson.

Ese punto de estilo influye en lo que se puede llevar debajo de una chaqueta Bomber. En síntesis, no puedes llevar nada demasiado pesado, como un jersey o varias prendas ya que no te dejaría espacio para moverte. Por eso, siempre debes ceñirte a camisetas, sudaderas, camisas y sudaderas con capucha como tus combinaciones con la chaqueta Bomber, e incluso así, es mejor ceñirse a las versiones livianas de estas prendas.

El clásico estilismo de una camiseta con cuello redondo y una Bomber

Lo último en elegancia informal con la chaqueta Bomber es simplemente ponérsela por encima de una camiseta, con unos vaqueros y unas zapatillas o botas. Es el estilo que nunca morirá porque el largo de la Bomber simplemente se complementa perfectamente con los vaqueros para crear una silueta favorecedora. Funciona con una chaqueta Bomber de tela o de cuero y, realmente, no hay reglas sobre los colores de cualquier parte del conjunto. El cuero negro funciona con cualquier color de camiseta o con una estampada. Incluso puede quedar muy bien con una camiseta y vaqueros negros, una especie de estilo motero urbano. Una Bomber de color, como una en azul marino o granate, va bien con una camiseta blanca y unos vaqueros azules para conseguir ese estilo a lo James Dean que nunca admitirás abiertamente que quieres emular (pero que realmente quieres).

Chaqueta Bomber y sudadera con capucha: la combinación urbana

Puede que te hayas dado cuenta de una cosa que no tiene la clásica chaqueta Bomber y es un cuello pronunciado. Esa es una de las formas en que difiere de la chaqueta de vuelo utilitaria, que normalmente tenía un cuello borg muy notorio, diseñado para levantarse por encima del cuello. Puede haber una sutil elevación del cuello o algún detalle de estilo alrededor de la parte superior, pero una Bomber de estilo urbano no debería tener un cuello de chaqueta.

Esto nos lleva a la segunda posibilidad de estilismo: llevarla sobre una sudadera con capucha. De nuevo, no hay reglas de color aquí, siempre que se complementen ligeramente. Lo más importante es que la capucha se lleve suelta por fuera de la chaqueta (tanto si pasa por encima de la cabeza como si no) y las mangas de la sudadera no sobrepasen los puños de la chaqueta, ya que eso puede lucir extraño. Cerrada con cremallera o abierta, el estilo es claramente urbano, por lo que se trata de un estilo elegante y sofisticado para un aspecto informal. Combínala con unos vaqueros estrechos o unos pantalones chinos y unas botas de buena calidad o tus zapatillas de deporte favoritas, para conseguir el tono informal justo. Una advertencia para este conjunto: elige una sudadera ligera. Algunas de ellas están diseñadas para ser usadas como prendas de abrigo y pueden ser de un tejido bastante pesado que simplemente no funcionará bajo una chaqueta de Bomber moderna.

Bien cerrada con la cremallera

Una forma inteligente de llevar tu chaqueta Bomber es simplemente llevarla cerrada con su cremallera. Parece bastante sencillo, pero en realidad es algo que destaca para una chaqueta informal. Aprovecha el corte estrecho de la Bomber para mantener una silueta estilizada, especialmente con vaqueros estrechos y botas; o quizás con unos pantalones chinos oscuros y zapatos voluminosos. Como las chaquetas Bomber suelen ser livianas, no te acalorarás y no importa la camiseta que lleves debajo. De hecho, es perfecta para llevar una camisa si te vas al bar después del trabajo o para abrigarte para un viaje de primavera. 

Una camiseta con cuello polo y una Bomber: al estilo de los modernos de los ´60s

El estilo mod solo aparece y desaparece, pero nunca desaparece del todo de la moda. Llegó en los años 60, resurgió a principios de los 80 y volvió a finales de los 90, por lo que podría decirse que está ligeramente atrasado en su ciclo de 15 a 20 años. Sin embargo, puedes adelantarte y todo lo que necesitarás es tu Bomber más elegante y una camiseta de cuello polo básica. Tampoco es necesario que los zapatos sean de un diseñador italiano esta vez. Unas zapatillas de deporte cómodas y unos pantalones claros funcionan con una Bomber oscura; o bien opta por una Bomber verde tradicional con una camiseta de cuello blanco natural y unos vaqueros azules. Es una forma elegante de vestir de manera informal: una versión del siglo XXI de un estilo atemporal anterior al actual milenio.

De nylon, algodón, cuero o incluso gamuza, la chaqueta Bomber ha recorrido un largo camino desde que mantuvo a los pilotos de combate en forma a gran altura. Casi todas las subculturas que han surgido en el mundo libre después de 1945 la han adoptado y adaptado para hacerla suya. Es una tradición que continúa hoy en día, con la generación actual, llevada cómodamente en la calle y, como hemos visto, yendo con casi cualquier cosa. Es una chaqueta informal imprescindible para los tiempos que corren, tanto si te identificas con un estilo determinado como si simplemente quieres un conjunto completo para salir a la calle y lucirlo. Mantén tu chaqueta liviana y tus puños ajustados: la chaqueta de vuelo está de vuelta.