Timberland ES Inicio
Carrito

Diferencias entre zapatos y botas de senderismo

2024-05-23

Diferencias entre zapatos y botas de senderismo

DIFERENCIAS ENTRE ZAPATOS Y BOTAS DE SENDERISMO

En pocas palabras, las botas de senderismo son un calzado más resistente, diseñado para terrenos accidentados y largas distancias, mientras que los zapatos de senderismo suelen ser mejores para caminatas más ligeras por rutas establecidas y en condiciones más amables. Sin embargo, a veces la línea es más difusa, y las preferencias personales también influyen.

Desde trepar por laderas de roca hasta vadear aguas poco profundas, el senderismo entraña muchos desafíos para nuestros pies. Mejorar la comodidad y minimizar el riesgo de lesiones debería ser una prioridad, por lo que, en lo que respecta al calzado, lo mejor es escoger unas botas o zapatos especiales para hacer senderismo. Así, la experiencia al aire libre será inmejorable. El dolor de pies o de tobillos puede impedir que disfrutes de la belleza y esplendor que te ofrece la naturaleza, y eso ya es razón suficiente para hacer una buena elección.

Botas de senderismo vs. zapatos de senderismo

Antes de ver las diferencias, veamos qué tienen en común las botas y los zapatos de senderismo. Ambos están diseñados para ser resistentes y hacer frente a diferentes superficies de tierra. También están diseñados para mantener los pies secos y protegidos frente a las condiciones que probablemente te encuentres.

La parte más importante que tienen en común es una suela robusta con mucho agarre. Al igual que los neumáticos, el agarre está diseñado para asegurarte una pisada firme en todo tipo de superficies, desde nieve y hierba húmeda hasta arena, tierra y piedra. También subirás y bajarás pendientes relativamente pronunciadas, y el agarre mantendrá tus pies donde quieres que estén.

En segundo lugar, tendrán un aislamiento y una amortiguación superiores en el interior. Vas a dar millones de pasos con ellos, y es vital que tengan un buen grado de amortiguación para proteger las articulaciones. Pero tampoco quieres que sean tan blandos que te hagan perder la sensación del suelo, que es vital para pisar con firmeza y caminar con seguridad. La capa aislante es una medida adicional para evitar que el suelo helado o húmedo afecte a dedos y pies.

Además, ambos deben ser robustos y resistentes, ya que es muy posible que los sometas a duras pruebas mientras recorres distintos terrenos. Tus pies deben estar protegidos de las torsiones y los estiramientos excesivos, manteniendo al mismo tiempo la suficiente flexibilidad.

Por último, la impermeabilidad es vital. Lo ideal es algún tipo de material absorbente o semiporoso, como el Gore-Tex, que contribuya a repeler el sudor mientras te mantiene seco de los charcos, el barro, la vegetación húmeda y la nieve.

Veamos ahora en qué se diferencian.

Botas de senderismo

Lo primero que notarás cuando veas un par de botas y zapatos de senderismo uno al lado del otro es que las botas tienen laterales más altos (parte superior) que se extienden más allá del tobillo. Esencialmente, esto es lo que las distingue de los zapatos, pero es una distinción importante porque aporta varios beneficios clave sobre los zapatos:

  • Ofrecen un apoyo superior a los tobillos y reducen la tensión en esta articulación tan vital en distancias largas.

  • Hay espacio para unos siete o más ojales, por lo que puedes atar la bota de varias maneras para endurecer y aflojar la presión en ciertas partes del pie.

  • Los laterales altos te permiten caminar por aguas más profundas y por la nieve sin mojarte los pies.

  • Los tobillos están mejor protegidos contra los golpes y rozaduras comunes al caminar por entornos rocosos o boscosos.

Zapatos de senderismo

Los zapatos, por el contrario, son más finos y ligeros y tienen la parte superior más baja (pero generalmente no son tan bajos como las zapatillas deportivas o el calzado de todos los días). Los zapatos de senderismo tienen una serie de ventajas:

  • Son más ligeros, por lo que son ideales para paseos cortos o por caminos establecidos en los que hay pocas posibilidades de sufrir una torcedura o un resbalón.

  • Tienen un poco más de flexibilidad en la parte de las articulaciones del pie y del tobillo, algo que algunos senderistas prefieren.

  • Los zapatos de senderismo son más fáciles de empaquetar y transportar si vas de mochilero o de viaje a tus destinos de senderismo.

  • Son mejores si te gusta ponerte a trotar o correr de vez en cuando, ya que es muy difícil correr con botas durante periodos prolongados.

  • Menos tela significa que hay más flujo de aire, lo que podría hacerlos preferibles en climas cálidos.

¿Cuándo se convierte una bota en un zapato?

Hablamos de la altura de la parte superior para diferenciar entre zapatos y botas, pero ¿dónde está la frontera? En realidad, no hay una definición real. Algunos zapatos tienen la parte superior más alta que otros, y algunas botas son más bajas que la media; la cuestión es encontrar el par adecuado para ti.

Si echas un vistazo a nuestros zapatos de senderismo y botas de senderismo para hombre y mujer, notarás que hay un poco de variedad en cuanto al grosor de la suela, la altura de la parte superior y los materiales utilizados. Si te gusta el estilo de las botas pero prefieres un zapato más ligero, quizás algo como el modelo Sprint Trekker sea lo más adecuado para ti. O si te gusta un zapato que sea sinónimo de comodidad para unas caminatas irrepetibles, el modelo Euro Swift podría ser para ti. Si tienes en cuenta los pros que hemos enumerado de cada estilo, podrás descartar los que no se ajusten a tus necesidades.

¿Son mejores los zapatos o las botas de senderismo?

Es imposible decir que uno es mejor que el otro, porque todo depende del tipo de caminata que hagas y de las condiciones que esperes encontrar. Como regla general, cuanto más duros sean el terreno y las condiciones, más deberías inclinarte por las botas en lugar de los zapatos.

Los senderistas más fanáticos tienen varios pares de zapatos y botas, entre los que eligen en función de la aventura del día. Si fuera cuestión de vida o muerte, probablemente diríamos que la bota es más versátil y más capaz de resistir a condiciones inesperadas, y que el apoyo y la protección extra del tobillo son cruciales en largas distancias lejos de la civilización. Pero si estás acostumbrado a los zapatos de senderismo y solo quieres un poco más de agarre y resistencia a la intemperie, un par de zapatos de senderismo podría ser la opción más lógica.