Timberland ES Inicio
Carrito

10 cambios pequeños pero significativos que puedes hacer para que tu armario sea más ecológico

2024-05-27

10 cambios pequeños pero significativos que puedes hacer para que tu armario sea más ecológico

eco-friendly-environment

En Timberland, nos comprometemos con la protección medioambiental y la ropa sostenible y nos hemos fijado unos ambiciosos objetivos a corto plazo. Creemos firmemente que, si millones de personas realizan pequeños cambios, se puede conseguir una gran diferencia.

La ropa ecológica es fundamental para este rompecabezas. Si los 7,5 mil millones que somos tan solo hiciésemos unos pequeños cambios positivos, el resultado global sería inmenso. Desde la ropa que escogemos hasta la manera en que le sacamos partido, estos son los 10 pasos para un armario ecológico que puedes empezar hoy mismo.

10 consejos realistas para un armario ecológico

1. Compra marcas de ropa éticas

Hay muchas marcas de ropa que se toman muy en serio sus responsabilidades medioambientales, así que, investiga un poco sobre sus referencias ecológicas antes de comprar.

No te fíes de todo lo que dicen los fabricantes, todos dicen que son verdaderamente ecológicos. Haz una búsqueda con términos tipo "responsabilidad social empresarial" y, probablemente, te redireccionará a una de las páginas web de la marca donde se exponen sus objetivos. Además de esto, también encontrarás artículos y vídeos de defensores independientes que puede que expongan un análisis más honesto. Realizar una decisión bien fundamentada depende de ti.

2. Reutiliza

Una vez que una prenda ha llegado al final de su vida útil, piensa en cómo puedes utilizar sus materiales. Por ejemplo, ¿podrías cortar esos vaqueros desgastados por las rodillas y convertirlos en pantalones cortos? Con tijeras, aguja e hilo, tendrás todas las herramientas necesarias para reutilizar tu ropa vieja. Tampoco es necesario que se reconvierta en ropa, se puede convertir en colchas, cojines u otras confecciones artesanales verdaderamente únicas.

3. Compra calidad

Uno de los mayores problemas en el mundo de la moda es la cantidad de energía necesaria para confeccionar los tejidos, fabricar la ropa y transportarla. Cuanta más ropa y calzado compres, mayor será tu impacto. Si compras ropa de calidad no tendrás que comprar ropa nueva constantemente y aportarás tu granito de arena. Recuerda: un calzado de calidad es un calzado ético, te costará un poquito más que la moda rápida, pero ahorrarás a largo plazo.

4. Compra vintage y dona

La gente se deshace de ropa por un montón de motivos y no solo porque esté desgastada. Puedes conseguir gangas en tiendas vintage y benéficas y con una huella de carbono casi nula. No tires ropa vieja que aún pueda llevarse. Puedes donarla a tiendas benéficas, venderla tal cual o hacerlo por peso, ya que sus materiales pueden reutilizarse para fabricar tejidos nuevos. En Timberland dirigimos el proyecto Segunda Oportunidad para calzado, descúbrelo aquí.

timberland-second-chance

5. Recicla

Aprende a remendar y a dar un par de puntadas y podrás arreglarte la gran mayoría de roturas. E incluso si te haces todo un profesional, podrás resolver problemas que parezcan imposibles al principio (y recuerda los consejos de limpieza). Comparte tus nuevos conocimientos con tus amigos y sé incluso más popular; ese jersey usado no tiene por qué ir al banco de ropa, zúrcelo.

6. No compres ropa por puro capricho

¿Has comprado alguna vez algo solo porque te gustaba sin tener nada con qué combinarlo ni que te hiciera falta realmente? Probablemente, ni lo llevarás y te darás cuenta años más tarde cuando veas la etiqueta todavía colgando en la prenda. Eso es todo lo contrario a moda sostenible. Planifica el cambio de temporada y asegúrate de que vas a ponerte todo lo que compras. Una prenda que no llevas tiene el mismo impacto medioambiental que la que llevas.

eco-friendly-timberland

7. Límpiala ligeramente con una esponja

Una manera de que tu ropa sea sostenible es lavarla con menos frecuencia. La mayoría de nosotros llevamos los vaqueros o la camiseta un par de veces entre lavados, pero si eres de los que se manchan, puede que incluso más. ¿Metes la ropa directamente en la lavadora o crees que podría limpiarse ligeramente a mano?

Cuando la mancha esté húmeda, coge una esponja o un paño con un poquito de jabón o detergente líquido, humedece la esponja, escúrrela y pásala como un rodillo sobre la mancha. Después de pasarla varias veces, probablemente, habrás disipado la mancha y se secará sin apenas una decoloración visible. Si la mancha está seca, humedécela con agua y déjala en remojo durante uno o dos minutos, repite el proceso anterior para que funcione a la perfección.

Y lo más importante, no frotes la mancha, ya que podría eliminar el tinte de la ropa. Ten en cuenta que tienes que disipar la mancha, no extenderla.

8. Lava a baja temperatura

Hoy en día, hay un montón de ropa delicada y los detergentes en polvo cada vez son más efectivos, así que eso de lavar la ropa a 60 °C tiene los días contados. El agua necesita mucha energía para calentarse, así que cada grado cuenta. Puedes lavar a 40 °C o incluso a 30 °C y, aun así, obtener un lavado decente. Únicamente las toallas, calcetines, ropa interior y sábanas necesitan lavarse a alta temperatura.

9. Utiliza detergente ecológico

Aunque hay grandes marcas de detergentes que han cedido ante la presión pública y han fabricado sus productos con menos impacto medioambiental, también hay marcas más pequeñas que han conseguido su misión. Estas marcas éticas han hecho siempre hincapié en fabricar productos más concentrados para ayudar así al empaquetado y al transporte, y utilizan continuamente componentes respetuosos con el medioambiente, especialmente con el agua. Buscar esto marcará una diferencia en el impacto de cada lavado.

10. Espera a hacer una carga completa

¿Pones el programa completo de la lavadora solamente para un par de prendas? Utilizar la misma cantidad de agua y energía que para una carga completa es un derroche excesivo en la mayoría de las lavadoras. Separa las prendas según sus temperaturas y colores y lávalas solamente cuando puedas hacer una carga completa. También ahorrarás dinero.

¡La moda sostenible empieza aquí!

Como hemos indicado, la ropa sostenible está a nuestro alcance con solo hacer unos pequeños cambios en el momento de comprar, cuidar y deshacerse de la ropa. No necesitas enormes cambios en tu comportamiento y sí que marcarán una diferencia. Además, no te olvides de que muchos de estos consejos te ayudarán a ahorrar, lo que hace que la moda ética sea una apuesta segura. Actúa en lugar de dejarlo en manos de otros consumidores o de los gobiernos. Empieza hoy mismo y benefíciate.