Timberland ES Inicio
Carrito

Moda sostenible: ¿qué significa realmente?

2024-05-27

Moda sostenible: ¿qué significa realmente?

sustainable-fashion-boot

Una historia de calzado sostenible

En Timberland, sabemos un par de cosas sobre las botas de hombre y mujer: cada par que fabricamos está diseñado para durar e impresionar. La ética de nuestra marca siempre se ha definido por su gran calidad, el estilo atemporal y la comodidad duradera, pero, actualmente, hay algo más.

Sabemos que la industria de la moda puede tener un enorme impacto medioambiental. Por eso, trabajamos hacia un futuro más ecológico, para nosotros y, por supuesto, para ti.

¿Qué es la moda sostenible?

Sencillamente, una prenda sostenible es la que presenta un daño mínimo para el medioambiente. Es la que contribuye a un estilo de vida de bajo impacto medioambiental. Una prenda que no solo te queda bien, sino que también te hace sentir bien. Además, todos podemos esforzarnos en que nuestros armarios sean más sostenibles.

Fue en el año 1953 cuando se inventaron nuestras originales botas impermeables. Desde entonces, hemos diseñado calzado y ropa para millones de personas de todo el mundo. Durante décadas, Timberland se ha convertido en un símbolo de durabilidad, y, precisamente, es el motivo por el que avanzamos de acuerdo con los nuevos tiempos.

Una marca verdaderamente fuerte es aquella que no tiene miedo a desligarse del orden establecido. Este es exactamente el motivo por el que no solo nos comprometemos a la creación de productos mejores y a un mundo más ecológico, sino también a mantenernos como una influencia por el bien de la industria de la moda. Y ahí es donde entra en juego el calzado sostenible.

No es palabrería. En Timberland, trabajamos para promover una moda ética y sostenible de varias formas.

ReBOTL: el plástico reconvertido en bota

El desecho plástico es un problema mundial que no puede pasarse por alto. Todos lo sabemos. Así que, cuando aparecen soluciones, lo mejor es ir a por ellas.

Desde 2009, hemos reciclado un equivalente a 345 millones de botellas de plástico y las hemos convertido en un revestimiento ecológico para nuestros productos. Lo utilizamos para la fabricación ética de zapatos, botas, chaquetas, ropa, bolsos y más.

Si estás imaginándote algo así como una copia de baja calidad de nuestra gama original, reconsidéralo. Nuestros zapatos y botas ReBOTL están hechos con nuestra distintiva artesanía de calidad.

Toma como ejemplo la versión REBOTL de nuestras clásicas botas 6 Inch. Son resistentes, fuertes e impermeables. Son lo suficientemente resistentes para llevarlas como ropa de trabajo y lo suficientemente modernas para llevarlas como ropa urbana. Pero, lo mejor de todo, es que son botas que marcan la diferencia.

ReBOTL-boot

Se ha demostrado que el tejido ReBOTL es tan efectivo que lo hemos utilizado en otros 450 de nuestros productos. ¡Y eso no es todo! Muchos de nuestros productos también incluyen Better Leather prémium, piel que proviene de curtidurías sostenibles calificadas como Plata por sus prácticas ecológicas, o que proceden de piel responsable LITE (de bajo impacto medioambiental). Siempre que podemos, utilizamos materiales ecológicos como goma reciclada y algodón orgánico.

El programa Second Chance: reutiliza, recicla y reconvierte el calzado

¿Qué ocurre con el calzado que ya no se necesita? ¿Qué hay de esas zapatillas olvidadas en un rincón o de esas botas moteras que están cogiendo polvo en el fondo del armario? Muchas veces acaban desechándose, incluso cuando todavía se pueden utilizar, y esa es nuestra misión de cambio.

Nuestro programa Second Chance da una nueva vida al calzado desechado, tanto si es calzado Timberland como si no. ¿Por qué? Porque los materiales desechados por una persona son las prendas necesitadas por otra. En 2016, lanzamos por primera vez en Alemania nuestra iniciativa sin residuos como proyecto piloto al pedir a los locales que dejaran su calzado usado en cajas ubicadas en nuestras tiendas físicas.

Tras nueve países participantes y más de 1700 pares de zapatos, se ha convertido en un programa de gran impacto. Hemos vuelto a dar hogar a botas de hombre, de mujer y de niño. Hemos dado una nueva vida a náuticos, botas Chelsea, botas altas, botines y zapatillas deportivas. En resumen, si están en óptimas condiciones para llevarse, son lo suficientemente buenos para que tengan una segunda oportunidad.

shoes-on-shelves

Nuestro colaborador en este proceso es Soles4Souls, que distribuye calzado para aquellos que más lo necesitan, crean puestos de trabajo sostenible al ayudar a los propietarios de pequeñas empresas a vender zapatos y ropa donada. Funciona con gente de todo el mundo. Gente como Ginette, en Haití, utiliza ese dinero para que su hijo pueda ir a la escuela.

Y no solo se trata de ayudar a microempresas y de encontrar dueños nuevos al calzado de segunda mano. Si no que, además, por cada kilo de calzado o ropa que «recircula», prevenimos la emisión de 3,6 kilos de CO2 y el ahorro de 6000 litros de agua en el proceso. Y el quid de toda la iniciativa es algo sencillamente bonito: damos a ese calzado un nuevo valor.

Nature Needs Heroes: los campeones de un estilo de vida de bajo impacto medioambiental

«No siempre se ha considerado que fuese guay, pero ahora más gente ve que es bueno cuidar del medioambiente. Es importante, ya que solo tenemos uno», afirma el músico londinense Loyle Carner nominado al Premio Mercury, un defensor de nuestra campaña Nature Needs Heroes. «Abre los ojos. Haz cosas por la gente que te importa».

Es demasiado fácil para las marcas de ropa hablar de boquilla sobre sostenibilidad. Pero, nosotros, nos los tomamos en serio. Por eso, hemos llamado a gente real, héroes de verdad, para unirse a nosotros, marcar la diferencia y crear un cambio real.

Gente como Loyle Carner. Gente como la defensora ecológica neoyorquina Dominique Drakeford. Gente como la fotoperiodista y activista ecológica Alice Aedy. Y gente como tú.

Puede que nuestra marca empezase como una bota Timberland, pero se ha convertido en algo más grande. Nos importa el mundo en el que vivimos, y no tenemos miedo a ensuciarnos las manos para dar forma a un futuro más atrevido y resplandeciente.

Por eso, nos hemos comprometido a plantar 50 millones de árboles por todo el mundo en los próximos cinco años. Por eso, queremos ser algo más que una marca de calzado sostenible. Y, por encima de todo, porque queremos que forme partes de nuestro movimiento.